La Fundación Irarrázaval fue creada el 02 de marzo de 1920 por quien le diera su nombre y la considerara como su legítima heredera a faltarle descendencia.

La Fundación Irarrázaval es una institución de beneficencia, de carácter privada y sin fines de lucro, que busca contribuir al sostenimiento y desarrollo de establecimientos de Educación Media Técnico Profesional, que estén bajo el alero de una formación espiritual sustentada bajo los principios de la moral cristiana.

Desde sus inicios, la Fundación no pretendió abrir nuevas escuelas, sino que apoyar a las ya existentes. Sobre todo le interesaban las instituciones dependientes de corporaciones que asegurarán una orientación cristiana en la formación de sus alumnos.

Desde que se fundó y hasta su fallecimiento, en 1963, Arturo Irarrázaval C. se preocupó de dotarla del capital necesario para que cumpliera con su misión, dejando toda su herencia para cumplir dichos objetivos, pero estipulando claramente cómo debían ser usados estos recursos, con el fin de sacarle el máximo provecho y extender la sustentabilidad de la fundación.

Las principales ayudas se realizan a través de becas y aportes para la implementación de diversos proyectos en los establecimientos beneficiados, permitiendo que los alumnos puedan terminar sus estudios con un título técnico y una sólida formación moral, de características que don Arturo Irarrázaval Correa consideró fundamentales para el desarrollo nacional.