Fundador.jpg

Arturo Irarrázaval Correa nació en el eje de una gran familia, hijo de Manuel José Irarrázaval Larraín, hereda de su padre no solo el patrimonio, sino que además un vigoroso espíritu emprendedor. Viajero infatigable, desarrolla múltiples actividades en su juventud dedicándose a la agricultura, la política y los negocios. Es en esta última actividad donde al parecer se sintió más cómodo, dedicándole una buena parte de su existencia, buscando nuevas oportunidades tanto en América como en Europa. Es como empresario que adquiere una vasta experiencia, la que más tarde transmitiría a su creación más querida y a la que dedica los últimos años de su vida: la Fundación. Sus experiencias en los múltiples viajes que realizó, unida a los estudios de geografía e historia, le permitieron escribir textos de enseñanza para las escuelas técnicas que él mismo tomaba en examen a los alumnos becados. 

En marzo de 1915 es electo diputado por la circunscripción de Illapel, siendo militante del Partido Conservador, como lo fue su padre y su medio hermano Fernando Irarrázaval Mackenna. En 1918 es nuevamente electo Diputado, esta vez por la circunscripción de Valparaíso y Casablanca. 

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial trasladó su residencia a Argentina, viajando periódicamente a Chile. Su dedicación al negocio bursátil y la experiencia que adquiere en los distintos mercados internacionales, es lo que finalmente le sirve para dar forma, mantener y asegurar el futuro de la Fundación. 

En 1940 muere su mujer, quien lo acompañó́ por casi 30 años, lamentablemente sin haber podido tener hijos. El 14 de julio de 1963, Arturo Irarrázaval Correa muere a los 82 años producto de un derrame cerebral. En ese momento se encontraba viviendo en la ciudad de Viña del Mar, luego que el año 1959 decidiese regresar a Chile aquejado de reumatismo. Ni las largas estadías en el extranjero, ni la dura enfermedad de los últimos años de vida lo alejaron del interés de su país y de su creación más querida. Siempre mostró un gran interés por la Fundación, no solo en el ámbito económico y de gestión, sino también en la formación que recibían los alumnos de las escuelas beneficiadas. Es así́, como aún se conservan algunos de los estudios de geografía que él preparaba para las escuelas y que personalmente tomaba en examen cuando estaba en el país.